Durante esta cuarentena, debido al problema del coronavirus, están surgiendo muchas dificultades de pareja en los hogares. Vemos parejas que discuten con mayor frecuencia, otras que se han distanciado e incluso muchas que deciden romper su relación.

Las dificultades que trae esta situación y que tanto nos afecta en nuestros días trae como consecuencia muchos conflictos individuales que derivan en una peor convivencia con las personas que nos rodean, especialmente con la pareja.

Pero no necesariamente debemos ver esta situación como algo que empeorará nuestra relación, sino que puede convertirse en una oportunidad para mejorar nuestra forma de relacionarnos con la otra persona, desde un  conocimiento más profundo de uno mismo y de la persona que tenemos a nuestro lado.

Algunos de los problemas más importantes que nos encontramos son:

  • Frustración y enfado.
  • Inseguridades o dudas.
  • Pesimismo y desánimo.
  • Problemas de comunicación y entendimiento.
  • Discusiones y hostilidad o agresividad verbal.
  • Dificultades a la hora de tomar decisiones conjuntas.
  • Generación de resentimientos.
  • Estrés.
  • Dificultades para compartir momentos íntimos.

 

A continuación, te planteamos 7 claves que te pueden ayudar a mejorar tu relación de pareja.

 

7 Claves y consejos ante las dificultades de pareja durante el confinamiento

  1.  El confinamiento no genera problemas, solamente los saca a la luz.

Es muy común en nuestra sociedad la creencia de que las dificultades añadidas son las que nos generan problemas individuales y repercuten en una peor relación sentimental.

Sin embargo, no son las situaciones inesperadas el problema, sino nuestra propia capacidad para adaptarnos a ellas. En una pareja pasa lo mismo, lo único que cambia es que ahora tenemos que adaptarnos a algo nuevo, a algo que desconocíamos hasta el momento.

Por otro lado, cuando existe un problema donde sufrimos un malestar emocional, es frecuente la evasión de tal problema generando una “zona de confort”, no profundizando en él, no siendo conscientes y, por lo tanto, no poniendo solución.

Por lo tanto, es en las situaciones que no controlamos donde pueden salir a flote algunas dificultades o problemas en nuestra relación que ya existían antes del confinamiento. Pero, como hemos dicho anteriormente, es una gran oportunidad para solucionar el conflicto existente, así como para crecer y madurar nosotros mismos .

 

  1. No es el otro el que me afecta, sino yo mismo.

Este es uno de los problemas fundamentales cuando ocurre un conflicto: siento que es mi pareja la que me genera enfado, frustración, impotencia, tristeza, etc.

Este es un problema habitual que vemos los terapeutas de pareja en nuestro día a día. Cuando una pareja llega a terapia, es probable que cada uno hable en tercera persona sobre el otro, explicando cada una de las cosas que su pareja le hace y por las cuales se siente mal.

Sería esa tendencia o actitud que nos hace sentir que el bienestar o el malestar dependen de cómo nos trata nuestra pareja. Por lo tanto, hay una falta de responsabilidad de la persona para ocuparse y gestionar las propias emociones y sentimientos negativos, creyendo que es algo externo que no depende de uno mismo.

Esto no quiere decir que somos de piedra o que nos da igual lo que la pareja diga o haga. Quiere decir que somos responsables de nuestras propias emociones, sentimientos, pensamientos, actitudes y conductas.

Durante la cuarentena, todo tipo de sentimientos y pensamientos basados en lo que la pareja nos afecta son más intensos y frecuentes pero, como hemos visto en el punto anterior, esto solo es algo que ya nos pasaba antes de estar en esta situación.

 

  1. La importancia de comunicar

A lo largo de nuestra vida son muchas las situaciones donde nos encontramos bloqueados, tristes, enfadados, apáticos, etc. En las últimas semanas estos problemas han podido aumentar debido a las dificultades de adaptación.

Con la pareja, nuestros propios problemas pueden añadir un plus de dificultad en la convivencia y en la comunicación. Si además existen responsabilidades en común, como pueden ser los hijos, esto irá en aumento.

Tenemos derecho a no estar siempre al 100%, a sentirnos mal, a necesitar ayuda o, incluso a estar bloqueados sin saber muy bien el motivo. Nuestra responsabilidad con la pareja es comunicarlo para que la otra persona nos pueda entender y adaptarse a mi situación lo mejor posible.

La comunicación asertiva es fundamental, decir lo que nos pasa, lo que nos gusta, lo que no nos gusta, lo que no nos parece bien, es un derecho y debemos hacerlo desde el respeto.

Cuando comuniquemos, deberemos hacerlo siempre en primera persona, hablando si es posible de cómo nos sentimos y hacerlo de manera sincera.

 

  1. Escuchar al otro es fundamental para llevarnos bien

Si hemos visto lo importante que es comunicar lo que nos pasa, aún más importante es escuchar a la otra persona con respeto.

Si no escuchamos a nuestra pareja, no le/la estamos dejando expresarse, incurriendo en una falta de respeto y bloqueando el flujo comunicativo de la relación. Por lo tanto, será muy complicado poder entender a la pareja y que la pareja nos quiera comunicar y escucharnos a nosotros.

La falta de escucha del otro va a generar en la pareja una desconfianza que afectará al futuro de la relación.

Pero esto no quiere decir que no podamos estar cansados o necesitar nuestro espacio en un momento dado. De hecho, antes que no escuchar a la otra persona es preferible que le comuniquemos que estamos cansados, que necesitamos nuestro espacio, que no es el momento o que preferimos hablarlo más tarde.

 

  1. Importancia del espacio personal

El microentorno de nuestro hogar es ese pequeño mundo en el que vivimos gran parte del tiempo de nuestra vida y las personas con las que convivimos cobran una gran importancia para nosotros.

Sin embargo, no dejamos nunca de ser personas autónomas que tienen sus opiniones propias, tienen sus propios sentimientos, pensamientos o creencias y toman sus propias decisiones. Por lo tanto, debemos tener también nuestro propio espacio personal.

Cobra una gran importancia poder hacer de nuestro hogar un sitio agradable donde tengamos espacio para nuestra propia existencia.

Esa existencia, no debe ir de la mano de nuestra pareja durante las 24 horas del día. Esto sería desadaptativo ya que en nuestra vida hay otros hábitos, intereses, trabajos o actividades propias que necesitamos realizar individualmente.

En tiempos de confinamiento esto parece una dificultad, sin embargo, es fundamental para una buena salud mental individual y para mantener sana nuestra relación de pareja.

 

  1. Encontrar espacios de encuentro en intimidad

Otra de las dificultades que puede encontrar una pareja durante este periodo de cuarentena es la dificultad para encontrar esa intimidad que necesita la pareja.

Cuando hablamos de intimidad, no estamos refiriéndonos únicamente a una intimidad afectiva o sexual. A parte de darse cariño, las parejas necesitan compartir su existencia en situaciones donde puedan realizar una actividad sin la intervención de otras personas.

Las principales dificultades para conseguir esta intimidad pueden ser la crianza de los hijos, el teletrabajo, los excesivos compromisos familiares y sociales a través de videollamadas, etc.

Al principio será normal que cada persona necesite un espacio de adaptación personal, pero se hará necesario seguir nutriendo a la pareja de momentos en compañía.

 

  1. Respetar la intimidad y autonomía del/la otro/a

Uno de los motivos por los que muchas veces se generan problemas de pareja es por no respetar la autonomía de la otra persona.

Nuestra pareja es un ser unitario, con sus características únicas y su naturaleza es tomar decisiones y opinar por sí misma. Esto es algo que no debemos olvidar aunque muchas veces debamos ceder o ponernos de acuerdo a la hora de tomar decisiones comunes.

Por lo tanto, no debemos ver a nuestra pareja como parte de nosotros mismos, sin obstaculizarla en sus decisiones personales ni tomar actitudes de posesión hacia ella. Tampoco debemos ocuparnos ni responsabilizarnos de lo que no nos corresponde.

Deberemos, por lo tanto, aceptar al ser amado tal y como es.

 

¿Cómo podemos mejorar los problemas de pareja?

Mejorar nuestra pareja o hacer que la relación funcione no depende única y exclusivamente de nosotros, ya que es cosa de dos.

Como hemos visto antes, centrarnos en lo que creemos que hace mal la pareja, en lo que no nos gusta o lo que nos afecta de su comportamiento es una actitud bastante frecuente. Pero la realidad nos dice que solamente podemos responsabilizarnos de lo que nos ocupa a nosotros (mi actitud, mis sentimientos, mis pensamientos, mis conductas, mi manera de comunicarme, cómo escucho, etc.).

Lejos de ser insuficiente, el ocuparnos de las cosas que está en nuestra mano mejorar (lo que depende de nosotros), es un avance muy grande para la pareja y para nuestra propia madurez.

Muchas veces no somos capaces de progresar o no nos comprendemos muy bien a nosotros mismos o lo que nos afecta, sufriendo un bloqueo emocional.

Las terapias de pareja son una gran oportunidad para aprender con la ayuda de un profesional y poder mejorar nuestra relación de manera exponencial.

Si tienes dificultades de pareja, no dudes en consultarnos. Ven y conoce las ventajas de la terapia de pareja online y pide cita. Recuerda que la primera sesión es gratuita y sin compromiso. Puedes contactar escribiendo a info@psicologiaenlared.com

 

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.