Introducción

El indomable Will Hunting es una película del año 1997 dirigida por Gus Van Sant, con importantes actores como Matt Damon, Ben Affleck o Robin Williams. Ganadora de 2 oscars, se puede encasillar en el género de drama. (Filmaffinity España, s.f.).

 

Trata de la historia de Will Hunting, un chico huérfano que se convierte en una de las mentes más brillantes del país. Sin embargo, los problemas de conducta del chico impiden que su carrera pueda despegar como debería.

Este largometraje, además de tener un interesante argumento cinematográfico, nos muestra valores importantes para la vida y para la salud mental. Para quien aún no haya visto la película, recomiendo que la vea antes de empezar a leer el artículo.

A continuación explicamos los 10 valores más importantes de esta película que, más de 20 años después de su publicación, continua ocupando un hueco en nuestros corazones.

1- Los conflictos sin resolver de la infancia

Una de las cuestiones más importantes que se abordan en la película son los fuertes conflictos emocionales del personaje principal por causa de su dura infancia.

Will es un chico con un fuerte desarrollo intelectual y cultural. Esto siempre es positivo, excepto cuando se utiliza para evadirse o racionalizar los conflictos emocionales. Por ello, los llamamos muchas veces traumas o problemas no resueltos, ya que permanecen en la persona afectando de una manera muchas veces inconsciente.

Podemos ver varios ejemplos ilustrativos donde se atisban problemas de fondo del chico:

  • Al inicio de la película, Will se lanza a agredir al chico que le pegaba en párvulos de pequeño.
  • La escena donde el terapeuta consigue desarmar a Will y ayudarle a dejarse sentirse fatal cuando recuerda lo que sufrió de pequeño al recibir malos tratos. Ese “no fue culpa tuya” es parte de la historia del cine.
  • Otro momento de catarsis se produce cuando Will discute con su chica. Hasta ese momento había intentado evitar expresar todos sus defectos y traumas internos. En un momento de la discusión, Will le dice que ella no quiere conocer esa parte, esos traumas que sufrió de pequeño

2- El desarrollo personal por encima del académico

Uno de los errores más comunes de nuestras sociedades modernas es el de anteponer la enseñanza escolar a la enseñanza personal. Si no existen valores reales donde el ser humano se desarrolle, no servirán de nada todos los conocimientos y habilidades mentales adquiridas.

  • Podemos observar esta cuestión en la conversación que el profesor y el terapeuta mantienen en el bar. El profesor está obsesionado con conocer en qué dirección escogerá Will su futuro profesional. El terapeuta le intenta transmitir, en cambio, que no se le debe presionar, ya que está haciendo un trabajo personal y debe encontrar su propio camino.
  • El terapeuta advierte al profesor del peligro de presionar demasiado a Will. En la conversación le dice: “si le presionas le harás sentir un fracasado”.

El fracaso se produce cuando la persona no valora su propia acción, aprendizaje o toma de decisiones y siente que es el mundo quien decide acerca de su destino.

El propósito de la vida de cada persona no es otro que la realización personal. Para ello es necesario un desarrollo desde la infancia a través de una buena educación de valores reales. Estas buenas prácticas educativas no son posibles sin un respeto a la individualidad del niño, donde se le permite tomar decisiones y realizar aprendizajes por sí mismo según haya adquirido las capacidades madurativas necesarias.

3- El valor de la amistad

Durante la película cobra protagonismo el grupo de amigos de Will. Estos chicos son sin duda su verdadera familia y le acompañan en todo lo que hace. No es casualidad este fuerte rol familiar, ya que esta unión se forma debido a las carencias de apego que parecen sufrir sus miembros.

Existe una necesidad humana de vincularnos y sentir que pertenecemos a algo. Como seres sociales que somos, nos vemos atraídos a otras personas semejantes a nosotros, con las que podamos compartir las experiencias vitales. La película nos muestra este grupo de amigos con un fuerte vínculo, donde cada uno cuida del otro. Es decir, vemos una verdadera familia para Will.

4- Encontrar al mejor terapeuta puede llevar tiempo

Muchas veces se produce una gran frustración con la figura del psicólogo o terapeuta. Esto es debido a que el primer psicólogo que uno encuentra puede no tener el mejor resultado.

Como vemos en esta película, Will pasa por bastantes profesionales de la salud antes de encontrar a aquel que verdaderamente le entiende y da con la tecla.

Pero esto no es casualidad, sino que tiene que ver más con lo que en nuestro campo llamamos la “alianza terapéutica”. Son muchos los profesionales que han estudiado este fenómeno. Sin duda, el más conocido por sus investigaciones es el psicólogo humanista Carl Rogers. Este autor realizó diversos estudios concluyendo que la variable más estrechamente relacionada con el éxito terapéutico es precisamente el vínculo con el paciente o alianza terapéutica (Rogers, 2011).

La alianza no es más que la sabiduría por parte de un buen terapeuta acerca de las relaciones humanas reales, siendo el ejemplo de escucha, respeto, confianza y aceptación incondicional.

  • El resultado de todo ello lo podemos observar en la última sesión, donde se ve realmente la confianza que llega a tener con el terapeuta, incluso deseando continuar con las sesiones.

5- Conocer quiénes somos de verdad

En la primera sesión que Will tiene con Sean, el primero intenta descubrir como es la personalidad del terapeuta a través del cuadro que ha pintado y tiene colgado en su consulta. Sin embargo, lo que no sabe, es que en realidad se está describiendo a sí mismo.

Otra de las escenas más importantes de la que podemos disfrutar en esta película, es la conversación que tiene Will con su terapeuta en el parque.

Este último se da cuenta de las conductas evitativas y las intelectualizaciones de su paciente e intenta transmitirle una gran lección de vida a la vez que daba un salto cualitativo en el proceso de terapia. Lo que intenta transmitir es la necesidad de ser auténticos, al decirle que se sentirá fascinado de conocer quién es.

Esta autenticidad se encuentra ausente en muchas ocasiones a nuestro alrededor. Las personas tienen que “venderse” y esto da como resultado el dejar de ser quien somos.

Un claro ejemplo en la película lo tenemos cuando Will llama a la chica desde la cabina y después cuelga el teléfono. Observamos que siente miedo a enfrentarse con sus propios sentimientos, miedo a comprometerse y, sobre todo, miedo a que le abandonen.

6- El amor y la pareja

“No eres perfecto y esa chica tampoco es perfecta, tenéis defectos, lo único que importa es que seáis perfectos como pareja”. Esta es la frase que le dice Sean a Will para explicarle la naturalidad de los defectos de cada persona.

Anteriormente, Will no se atreve a decirle a la chica que es huérfano, miente diciendo que tiene 12 hermanos. También le dice que ella no quiere saber la verdad sobre él, que no va a aceptar su duro pasado.

Claramente esto no es así, quien nos quiere de verdad quiere conocernos como somos. La chica con la que sale parece ser una persona bastante auténtica que le acepta tal y como es. El problema lo tiene el propio Will, quien no se abre.

El amor es un sentimiento compartido entre dos personas que se respetan. Como dice Erich Fromm, el amor es un poder activo en el hombre, un poder que atraviesa las barreras que le separan de sus semejantes y lo une a los demás. El amor lo capacita para superar su sentimiento de aislamiento y separación, y, no obstante, le permite ser él mismo y mantener su integridad. (Fromm, 2008).

7- Importancia del apego

El apego infantil es el vínculo primario que se genera en la persona y es de vital importancia para el desarrollo emocional de la persona (López Sánchez, 2014).

Conociendo esto, podemos observar que Will Hunting es un chico huérfano que tuvo un padre que le maltrataba. No es sencillo con estas premisas que Will pueda confiar de manera sencilla en las personas.

Esta es una cuestión que Sean, el terapeuta, conoce muy bien. Una buena alianza terapéutica en estos casos es más importante aún si cabe.

Al terminar la última sesión, Will le da un fuerte abrazo y parece no querer perder el contacto. Ahí vemos el gran vínculo que se ha conseguido crear.

Muchas terapias psicológicas conceden una importancia fundamental al apego, como por ejemplo las humanistas. Esto es debido al conocimiento que existe de que los pacientes con problemas emocionales de fondo presentan un apego inseguro. Es el terapeuta quien se convierte en muchas ocasiones en una de las pocas figuras de referencia y de apego seguro en la vida de estas personas.

8- Existir en lo que hacemos de manera espontánea

En la película hay una escena donde Will habla con la chica y pretende explicarle su pasión por las matemáticas haciendo una analogía con un pianista. Mientras un pianista ve música en un piano donde otros ven teclas y pedales, en las matemáticas Will ve sentido y armonía donde otros solo lo toman como una tarea que hay que estudiar.

En todo lo que hacemos en la vida, es de vital importancia hacerlo porque queremos, hacerlo porque nos gusta. Necesitamos existir y en esa existencia está el aprender y hacer actividades que amamos de manera espontánea. No es posible generar este tipo de experiencias cuando realizamos una actividad para un fin, como por ejemplo, estudiar para obtener un título. Cuando realizamos una actividad, lo que debemos establecer es una relación entre nosotros y esa actividad de una manera real y pura. De esta manera vivimos desde nuestra esencia humana y nuestro potencial como homo sapiens.

9- Aprendizaje y sabiduría

Existen muchas maneras de aprender, muchas veces aprendemos por referencias de personas adultas como nuestros padres y profesores. Es importante tener estas figuras de autoridad, ya que de lo contrario sería imposible aprender por nosotros mismos todos los quehaceres de la vida.

Sin embargo, la sabiduría y aprendizaje más real lo vamos a aprender cuando experimentemos las cosas por nosotros mismos.

En la escena del parque Sean le dice a Will que no le puede conocer por un cuadro y que un libro no le define. Lo que le intenta transmitir es que va a aprender experimentando con el mundo, conociendo relacionándose, abriéndose, integrando y adaptándose”.

Este tipo de aprendizaje sin duda harán de una persona alguien con gran experiencia y sabiduría acerca del mundo y de las personas.

10- De todo el mundo se aprende

Terminamos con una lección que vemos justo al final de la película. Y es que de cualquiera podemos aprender algo importante.

El propio Sean, aprendió en este proceso terapéutico acerca de sus propios problemas. Cuando se despide de Will le dice que va a intentar jugar otra mano de cartas. Y es que el propio Will le había comentado en alguna sesión su actitud de quedarse parado después de perder a su mujer.

Aunque fuera fruto de sentirse presionado y del enfado, Will tenía toda la razón al referirse a esto. Precisamente era lo que su terapeuta le había querido enseñar durante toda la terapia y que, sin embargo, él mismo no hacía.

Esto no es otra cosa que vivir. Es fundamental existir desde nuestra naturaleza relacional, experiencial. Necesitamos hacer, aprender y , sobre todo, amar.

Bibliografía

Filmaffinity España. (s.f.). Filmaffinity España. Obtenido de El indomable Will Hunting: https://www.filmaffinity.com/es/film503907.html

Fromm, E. (2008). El arte de amar. Madrid: PAIDOS IBÉRICA.

López Sánchez, F. (2014). Desarrollo afectivo y social. Madrid: Pirámide.

Rogers, C. R. (2011). El proceso de convertirse en persona. Madrid: PAIDOS IBÉRICA.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.