6a00d8341bfb1653ef01b7c7ae2c43970b

La importancia de vivir y experimentar todas la emociones mediante Del revés (Inside Out)

En la actualidad se recalca mucho la diferenciación entre emociones positivas y negativas, cosa que para un entendimiento e identificación emocional puede ser útil. La cuestión es que en ocasiones, de esta distinción, se deriva un intento de eliminación o evitación de aquellas emociones catalogadas como negativas. Esto quizás, ocurre debido a que por una parte, cuando experimentamos una emoción negativa, ésta no es muy agradable, y por otra, social y culturalmente, estamos instruidos en la búsqueda de estar alegres casi constantemente.

Lo que nos quiere mostrar esta película de Pixar, entre otras cosas, es que todas y cada una de las emociones humanas son necesarias, y han de ser vividas y experimentadas en su grado justo y equilibrado. En el film, en concreto, se centran en la alegría y la tristeza. La primera, no entiende muy bien el motivo de por qué ha de existir la segunda, ya que cree que hay que estar contenta todo el tiempo. En consecuencia a esto, alegría, no deja que Riley (la protagonista) experimente la tristeza, debido a que la ve de forma negativa y peligrosa para la niña. Deteniéndonos aquí, vamos a centrarnos en porque es necesario permitirnos sentir la tristeza y demás emociones negativas, al igual que las positivas.

La tristeza concretamente, es una emoción que nos indica una falta, nos señala que ha habido una pérdida de algo importante. Dicha emoción nos lleva a mirarnos a nosotros mismos, es decir, a hacer un acto de introspección. Es muy silenciosa, nos lleva a gastar la menor energía posible e intenta que pasemos desapercibidos. En conclusión, nos sentimos frágiles y débiles cuando la experimentamos.

Dicho esto, uno se podría preguntar que con estas características enunciadas, ¿para qué queremos sentirnos así?, ¿no es mejor intentar evitar esta emoción a toda costa?

La cuestión es que si no nos permitimos estar tristes, habría una serie de consecuencias negativas asociadas como:

  • No descansar, ya que seguiríamos agotando nuestra poca energía por no hacernos caso.
  • No ser capaces de pedir ayuda, lo cual nos conllevará a una mayor sensación de fragilidad porque creeremos que nadie nos puede auxiliar, y que tendremos que solucionar todo solos.
  • Al no permitirnos sentir esta emoción, iremos “aguantándonos” como podamos, con lo que la debilidad seguirá durante más tiempo.
  • Reprimiéndola junto con otras emociones, en una etapa posterior de la vida, podría manifestarse  de una forma muy intensa y dolorosa.

Visto que es bueno permitirnos experimentar y conectar con la tristeza, para el resto de las denominadas emociones negativas es un poco más de lo mismo. Hay que dejarse llevar por ellas cuando toca, y siempre con esa dosis justa y necesaria.

Así pues, los beneficios que podemos obtener de sentir algunas de estas emociones son por ejemplo:

  • La ira, nos puede hacer ser más racionales (es un motivador del pensamiento analítico, porque la mente no se distrae en pequeños detalles)
  • La culpa, nos puede hacer ser mejores personas (debido a la carga moral)
  • La ansiedad, nos puede ayudar a resolver problemas (debido al miedo a posibles consecuencias)
  • La timidez, nos puede hacer ser más conscientes de nosotros mismos (analizas la forma en cómo te relacionas con los demás y te haces más consciente de ti mismo)
  • Etc.

Volviendo a la película, se nos muestran estas emociones de las que estamos hablando de forma divertida y original, y según va transcurriendo la cinta, vamos apreciando como es necesario que en diferentes situaciones de la vida, todas las emociones vayan cogiendo los mandos de vez en cuando.

Con lo hablado aquí, no se quiere quitar protagonismo a las emociones positivas. De hecho, lo ideal sería un poco como muestra la película, es decir, que la alegría y la positividad sea la voz cantante de nuestra vida, pero siempre permitiendo experimentar a las demás de una forma equilibrada. Esto se ve de forma visual en el film, cuando al final, se puede apreciar un montón de bolas de diferentes colores, es decir, se han experimentado muchas emociones diferentes.

Concluyendo, la película muestra muy bien todo esto expuesto aquí, y además, explica el funcionamiento del sistema cerebral de una forma abrumadoramente sencilla y completa, sobre todo cuando estamos hablando de algo bastante complejo. Con lo cual, si todavía hay alguien que no la ha visto, os recomiendo que lo hagáis porque no deja a nadie indiferente.

 

JAVIER ARZA. PSICÓLOGO EXPERTO EN PSICOLOGÍA COGNITIVO-CONDUCTUAL

 
No comments yet.

Deja un comentario