Tratamiento de la Depresión en Santander

¿Qué es la depresión? Síntomas. Es un estado de ánimo en donde la persona tiene sentimientos de tristeza e infelicidad  y que le provoca una falta de ganas de hacer cualquier actividad que le suponga un esfuerzo, un gasto de energía. La depresión puede ser vista como síntoma de algo más complejo o como un trastorno en el estado de ánimo. Esta valoración dependerá de los criterios diagnósticos utilizados

¿Qué tipos habría?.  Aunque podemos guiarnos por criterios de clasificación admitidos a nivel internacional,  como pueden ser la CIE-10 o el DSM IV, quizá una clasificación más simple sea dividir el tipo de depresión en:

  • Depresión endógena: Cuyas causas orgánicas y fisiológicas se atribuyen a una predisposición genética.
  • Depresión psicógena o reactiva: Cuyas causas principales se deben a la interacción entre la persona y el ambiente, reaccionando la persona hacia este estado depresivo.

¿El por qué de la depresión?

La causa de la depresión psicógena se debe a una  valoración negativa del esfuerzo por vivir, ya que la persona siente que el coste supera al beneficio. Esta valoración se puede traducir en una creencia que plantea  lo siguiente: “no vale la pena vivir de este modo”. En donde “de este modo” significa la  forma de vida que ha llevado hasta ese momento. Al creer que no le compensa realizar ningún esfuerzo su voluntad será la de negarse a llevar a cabo cualquier actividad que hasta ese momento normalmente realizaba (trabajo, relaciones personales, tipo de ocio,…)

¿Cuál es su función?

La depresión, esa falta de vitalidad, nos avisa de que algo va mal y de que es necesario arreglarlo. Para entendernos, es como el piloto de emergencia que nos avisa del peligro y al que habrá que hacer caso, cuanto antes mejor.

 ¿Cuáles son las consecuencias?

Aunque tenga una función de “aviso” si no se pone remedio, si no se actúa en consecuencia, la depresión tiene repercusiones importantes a nivel personal, como puede ser un deterioro a todos los niveles: físico (perdida de peso, insomnio, enfermedades….) y psicológicas (deterioro cognitivo, pérdidas de memoria,  …) y sociales (pérdida de relaciones, aislamiento, conflictos,…).

¿Posibles soluciones?

Nuestra sociedad ha dado como mayor solución la utilización de fármacos antidepresivos que remiten los síntomas, aunque no las causas. La solución es comprender que nos está pasando, aclarar con que aspectos de nuestra vida no estamos conformes e intentar cambiarlos. Esto se puede hacer con ayuda profesional o desde un desarrollo personal. En ambos casos hay que ir a las razones de nuestro estado e iniciar un tratamiento de la depresión.

Comments are closed.