Tratamiento de fobias

¿Qué es una fobia?

Se puede definir como un miedo irracional y exagerado ante una situación, objeto o lugar que dificulta la vida de la persona que lo sufre, al realizar diferentes conductas evitativas que pueden interferir en el desarrollo normal diario. Los síntomas fisiológicos serían: temblores, mareos, sudoración excesiva, palpitaciones. En un episodio extremo la persona puede sufrir un ataque de pánico.

La persona suele darse cuenta que a lo que tiene miedo excesivo no representa una amenaza real, viéndose en muchos casos absurdo, lo que también repercutirá negativamente en el concepto de sí mismo.

Tipos de fobias

Habría multitud de fobias diferentes ya que dependen en muchos casos del objeto o la situación fóbica. Podemos mencionar las más importantes.

  • Fobia social: incomodidad extrema a situaciones sociales en las cuales se piensa que va a ser evaluado de forma muy negativa, evitando cualquier exposición o muestra en público. Esto repercute en la vida familiar y social de la persona al recurrir al aislamiento para no vivir estas situaciones sociales.
  • Agorafobia: Miedo a salir de casa y a lugares abiertos, sintiendo que no podrá ser asistido si tuviera algún problema, en especial un ataque al corazón o un ataque de pánico. Al evitar desplazarse o salir de casa restringen su vida a la residencia habitual sin poder realizar actividades necesarias, como ir a trabajar o comprar.
  • Claustrofobia: la persona sufre terror a los espacios cerrados por sentir que se puede quedar encerrada en ellos.
  • Fobia específica:
    • Fobia situacional: a hablar en público, a nadar, a conducir un coche viajar en avión,…
    • Fobia a objetos: a la sangre, a elementos punzantes, alimentos,
    • Fobia a animales: a perros, serpientes, gatos, aves de corral,…
    • Fobia a fenómenos atmosféricos: a los relámpagos, a la lluvia, al viento,…
    • Fobia a enfermedades.

Causas

Las causas que explican las fobias son diferentes dependiendo desde que teoría psicológica se establezcan: por factores genéticos, ambientales o por la interacción de ambos factores. Se suele aducir a las fobias específicas a que la persona ha tenido durante su infancia una experiencia traumática, asociando esa experiencia al elemento que causa el miedo irracional. Esto sería una asociación directa, como el miedo a los perros por una experiencia negativa concreta.  Pero desde la teoría psicodinámica también  se plantea el desplazamiento del objeto fóbico, no teniendo relación directa el objeto  con el trauma experimentado. En este caso la fobia sería un mecanismo de  defensa ante  la angustia experimentada, reprimiendo el miedo directo ante la situación vivida y desplazándolo a otro objeto o situación. De esta forma se explica que alguien pueda tener fobia a un simple objeto, un alimento o incluso un sonido.

La psicología humanista suele aducir la causa cuando la persona se ve obligada, sin libertad, a realizar algo que considera amenazante, perdiendo la conciencia de existencia que es lo que le provoca los síntomas asociados. Es como si la mente de la persona se dijera que no existe y que solo existe el objeto al que se tiene miedo. En este caso, solo existe el miedo y no uno/a mismo/a. Habrá personalidades más propensas a padecer fobias (más obsesivas, dependientes, hipocondríacas,…) que sufrirán estas miedos irracionales sobre todo en momentos de fuertes cambios o de momentos decisivos.

Tratamiento de fobias

Dependiendo de la teoría que explique la fobia se tratará de una forma u otra, es decir, que en este caso en el profesional quien desde su formación y experiencia elige el modo de tratamiento. Las formas de tratamiento más conocidas serían:

  • Cognitivo-conductual: La exposición progresiva al objeto fóbico, para ir reduciendo la ansiedad de forma controlada.
  • Psicoanálisis: La toma de conciencia de la situación traumática vivida.
  • Psicología humanista: Crecimiento personal y fortalecimiento del propio “yo” frente a las situaciones temidas.


Comments are closed.