Tratamiento Agorafobia en Santander y Online

La agorafobia es un miedo irracional a lugares o situaciones concretas

La agorafobia se caracteriza por la aparición de una fuerte ansiedad acompañado con acciones evitativas a los lugares o situaciones donde la personas cree que es difícil conseguir ayuda en el caso de que sufra en ese momento una crisis de angustia. Esta crisis de angustia remite a la aparición de miedos y aprensiones acompañado con síntomas como: palpitaciones, sudoración, temblores, sensación de ahogo, nauseas, mareo y sensación de desmayo, sensación de irrealidad o despersonalización, miedo a perder el control o volverse loco y miedo a morir. Así la personas suele evitar estar solo dentro o fuera de casa; estar en lugares donde haya mucha gente; realizar desplazamientos en transportes (coche, autobús, avión,…). Suele ocurrir que estas personas pueden enfrentarse a las situaciones temidas si están acompañados de conocidos.

El problema del trastorno agorafóbico es que suele repercutir en la vida personal y social de quien lo padece: no pudiendo ir al trabajo o estudios, imposibilitándole una vida social y de ocio, dificultándole cualquier actividad fuera de casa. Muchas veces la personas no entiende bien por qué le pasa, entrando en un “círculo de desesperación” al pensar que no va a ser capaz de salir de esta situación.

Causas:

Padecer una agorafobia suele ocurrir en personalidades (dependientes, obsesivas)  que están muy vinculadas al entorno familiar o cercano y que sienten la obligación de comenzar a ser más independientes por los cambios en el desarrollo o en momentos concretos. Si la persona ha padecido un ataque de pánico o gran ansiedad en un momento dado (quizá un momento de estrés o de fuerte exigencia), tendrá el conflicto de seguir responsabilizándose de su vida o volver hacia atrás. Si se aferra a la familia o al ambiente cercano se sentirá mal consigo mismo/a  ya que se verá desvalorado/a y sin libertad. Si decide “independizarse” sentirá miedo al no verse capaz de existir por sí mismo/a. Este bloqueo en el camino de la vida se focalizará en lugares concretos que le recordarán este conflicto que muchas veces es inconsciente.

Tratamiento:

El tratamiento de la agorafobia por un lado debe ser psicológico, realizando una psicoterapia,  y por otro farmacológico, para disminuir los síntomas físicos y emocionales que repercuten tan negativamente en la persona.

La psicoterapia, aunque depende de la orientación del profesional, se basará en superar los miedos irracionales de la persona. Para ello  es necesario un fortalecimiento de la persona, logrando un desarrollo personal y un crecimiento emocional, que hará que la persona vea como absurdos los miedos que lograban bloquearle y que le facilitarán la independencia del entorno.

Comments are closed.