marihuana

Trastornos de Ansiedad y consumo de Cannabis. ¿Guardan relación?

  • Introducción

En la actualidad el cannabis es una droga consumida por una gran parte de la población, y  España concretamente, se encuentra a la cabeza de los países de la Unión Europea en consumo de ésta. Esta vista (en cierta forma) con buenos ojos debido a que hay un conocimiento más amplio de ella que de otro tipo de sustancias, y se tiene la percepción de que no es tan perjudicial como por ejemplo las llamadas drogas de diseño. Hay gente que incluso no aprecia casi diferencia entre fumar cannabis o tabaco, ambas perjudiciales para salud, pero la primera está comprobado en base a estudios científicos y manuales psicológicos que es provocadora o disparadora de ciertos trastornos mentales, más concretamente de espectro de la esquizofrenia, psicóticos y ansiedad. Por otra parte cabe destacar que al ser una droga principalmente depresora, tiene relevancia también en trastornos del estado del ánimo, y más específicamente en la depresión.

Centrándonos en el sector de la población que más consume y abusa de esta sustancia, hay que hablar de los jóvenes y adolescentes. El inicio de consumo de cannabis por parte de este grupo de población es cada vez a edades más tempranas, siendo el promedio entre los 14 y 15 años.  Esto es doblemente problemático, ya que a parte de los trastornos mencionados anteriormente, se une a ellos problemas de carácter cognitivo. Muchos de ellos empiezan a consumir esta sustancia cuando su cerebro todavía está en desarrollo, lo que conlleva a múltiples problemas de aprendizaje y a un temprano abandono escolar ciertamente alarmante.

Se podría hablar largo y tendido sobre la relación cannabis-trastornos, pero en este artículo, nos centraremos en un trastorno específico asociado al uso del cannabis, concretamente la ansiedad. Se profundizará en esta relación porque se está menos concienciado del papel de esta droga en la aparición y mantenimiento de estos problemas.

  • Ansiedad-Cannabis

Centrándonos en el compuesto principal del cannabis que es el THC, decir que las expresiones de ansiedad en estado de intoxicación se explican entendiendo dicho compuesto como estresor químico. Lo que se quiere decir con esto de forma no técnica, es que las reacciones del THC varían desde la relajación hasta el pánico.

Esto es un punto importante a tratar, ya que el cannabis, como muchas otras drogas, es consumida por un gran sector de la población para tranquilizarse y reducir el estrés y ansiedad acumulado en el día a día. Esto es problemático debido a que mucha gente buscando rebajar un poco su ansiedad, abusa de forma indiscriminada de esta droga y al final en vez de encontrar tranquilidad se encuentran con un trastorno de ansiedad, concretamente con crisis de pánico. Considerándose que el consumo de marihuana puede precipitar síntomas de ansiedad en personas  con crisis de pánico o desencadenarlos por primera vez en sujetos vulnerables psicológicamente, se realizaron diversos estudios (en una muestra de sujetos considerables) y se halló, que los pacientes que ya habían presentado crisis de pánico tendían a volver a presentarlas al consumir cannabis, y muchos de ellos suspendían espontáneamente su consumo dado que incrementaba su ansiedad al consumir (Szuster y cols. 1988).

Otros estudios señalan que una tercera parte de los pacientes que presentaron ataques de pánico, tuvieron su primera crisis después de 48 horas del uso del cannabis y luego desarrollaron un trastorno de pánico independiente de la continuación del consumo, actuando el cannabis de precipitante (Dannon y cols. 2004). Resumiendo, las crisis no aparecen sólo durante la ingesta sino que también se aprecian en la abstinencia en individuos vulnerables.

Habría que mencionar también, que algunos estudios no han encontrado asociación entre los trastornos de ansiedad y el consumo de cannabis (Degenhardt y cols 2001; Van Laar y cols.2007), aunque tras controlar diversos factores de confusión, parece que el inicio del uso del cannabis antes de los 15 años y la frecuencia de su consumo se asocia con el incremento de ansiedad en adultos (Patton y cols.2002), especialmente incrementando el riesgo de presentar crisis de pánico.

En cuanto a los grupos con mayor peligrosidad de sufrir de trastornos de ansiedad por consumo de marihuana se encuentran las mujeres jóvenes, ya que la proporción de ansiedad entre hombres y mujeres es mayor para éstas últimas. También otro sector con un alto riesgo son los adolescentes, quienes duplican la posibilidad de padecer un trastorno de ansiedad en su vida adulta.

En conclusión, el cannabis tiene relación con la posibilidad de padecer un ataque o posterior trastorno de ansiedad. No se le puede dotar de ser el causante único de dicha ansiedad, debido a que hay muchos factores externos que no se pueden controlar para llegar a esa conclusión, pero sí que guarda relación, y por ello hay que tener presente que buscando relax podemos encontrarnos con lo opuesto.

 

JAVIER ARZA. PSICÓLOGO EXPERTO EN PSICOLOGÍA COGNITIVO-CONDUCTUAL

 

Síguenos

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

No comments yet.

Deja un comentario