the Matrix y la toma de conciencia

The Matrix y la toma de conciencia.

Resumen: Este artículo pretende hacer un análisis de la película The Matrix desde un punto de vista terapéutico. Como en la película, toda terapia se plantea con una toma de conciencia de la realidad, desde un despertar hacia un estado más consciente. Ser conscientes de aquello que nos está provocando sufrimiento, incluso ser conscientes de ese sufrimiento, nos permite liberarnos de los aspectos que nos bloquean y detienen hacia una vida más satisfactoria.

Palabras claves: The Matrix. Toma de conciencia. Despertar. Inconsciencia. Evasión, Autoconocimiento. Desarrollo. Felicidad.

En psicoterapia uno de los aspectos más importante en el proceso de curación de la persona es la toma de conciencia de los problemas que generan el mal estar por el que se acude a consulta. Este estado suele traducirse en ansiedad y/o depresión, dos síntomas  que señalan a la persona que algo en su vida no está yendo bien, que carece de sentido o de lógica, incluso  que le falta algo. Aunque la persona suele tener cierta idea de qué le ocurre, tardará un tiempo hasta llegar al  momento en el que descubre lo que realmente  le está dañando, cuando sale a la luz el problema. Es en este momento cuando el paciente toma conciencia de su propia realidad. A partir de ahí se  podrá  enfrentar a ella y actuar  en consecuencia.

El ser humano, en sus diferentes formas de conocimiento (la psicología, la filosofía o incluso la religión),  tiene o ha tenido varios conceptos para designar  este hecho: “iluminación”, “compresión” o “insight”, que es el término en inglés utilizado en psicología  para referirse a “la toma de conciencia”.  Sea cual fuera el término utilizado, todos tienen en común el momento en que la persona es capaz de ser consciente  de aquello que le está impidiendo avanzar en su vida y descubre cómo mejorar en ese proceso de desarrollo personal. En este instante, la persona “despierta” de su letargo, de su bloqueo, y comienza a avanzar en una nueva existencia.

THE MATRIX, La película de los hermanos Wachoski, relata este proceso de toma de conciencia, del “despertar” por parte de Neo. Nuestro protagonista en la primera parte de la película descubre  aquello que siempre ha intuido, pero de lo que no podía ser consciente. Viviendo  en una existencia que no le satisface, y con las drogas como único aliciente que le sostienen (fuerte paralelismo con nuestro mundo actual), va detrás de las señales que le llevan a un conocimiento de la verdad. Este camino de descubrimiento lo realiza  gracias a Morfeo (al que podemos asemejar con un  terapeuta que le ayuda en el camino del despertar), y gracias a Trinity (que encarna el amor como fuerza para salir de ese letargo). Para poder comenzar a vivir realmente, Neo decide tomar la pastilla roja, renunciando al estado de ensoñación, de ignorancia o negación. La forma de salir de ese letargo es conocer la verdad, y así se lo muestra Morfeo. Este le revelará que todo lo que creía hasta ahora, su vida, era un ficción, despertándole a la realidad.

Vídeo de “la toma de conciencia”

Lo contrario de “despertar” es estar dormido, es evadirse, pasar a la inconsciencia, huir mentalmente. Hay muchas formas de evasión: las drogas que calman la ansiedad de una existencia absurda, el sexo compulsivo para sentir algo placentero por unos minutos, la comida como forma de llenar un vacío, la televisión o el cine como distracción mientras imaginamos otras vidas, la música utilizada como ruido mental para no pensar, juegos de ordenador que simulan vidas virtuales,…Son formas de existencias que utilizadas como evasión alejan nuestra mente de la realidad. La persona llega incluso a pensar que son una ayuda, pero en realidad nos alejan de nuestra existencia verdadera, de lo que realmente somos.

A lo largo de nuestra vida puede haber situaciones, hechos o aspectos que son muy difíciles de asumir. A este respecto hay dos opciones fundamentales: bien tomar conciencia del problema y enfrentarnos a él,  o bien evadirnos. Así en THE MATRIX, tenemos al héroe que es Neo, como la representación de esa “toma de conciencia”, de ese despertar. Por otro lado  también tenemos al antihéroe, aquel que representa la  evasión y el autoengaño, la traición a uno mismo y a la realidad. Es el personaje de Cypher, que querrá volver a la situación de ensoñación, de evasión, a pesar de que sabe que no es real. Al final traicionará a sus compañeros a cambio de una existencia ilusoria e irreal, que le deja dormido y soñando en una existencia que no es verdadera.

Podemos analizar el argumento de THE MATRIX,  como una  lucha con un agente externo  que engaña a la persona para tenerla dormida y explotarla o aprovecharse de ella. Pero también lo podemos ver como un proceso privado en el que la persona salta de su propio mundo de ensoñación a un mundo en donde tendrá que “luchar” por su existencia, responsabilizarse de sí mismo.  Como en un proceso terapéutico, Neo deberá resolver  el conflicto  consigo mismo para romper todas las limitaciones que tiene desde esa actitud de evasión y ensoñación, haciéndose responsable de su propia vida. A este respeto Gandhi, planteaba que las peores luchas son con uno mismo. Es más fácil pelearse con el que está en frente (a quien le podemos responsabilizar de todo aquello que no nos guste de nuestra vida), que comenzar a luchar con nuestras propias limitaciones.

A lo largo de la historia de la humanidad ha existido la figura de quien toma conciencia de la realidad y actúa en consecuencia. Esta figura se ha mostrado como un héroe, un sabio, como un elegido (que en THE MATRIX será Neo) o incluso un mesías. Personas vistas como excepcionales que quizá solo hicieron el paso de tomar conciencia sobre  la realidad que les rodeaba.  Cada uno eligió una vía o una forma para llegar a ese punto de conciencia, según la forma de conocimiento. Podemos ver estas formas de toma de conciencia según las formas de conocimiento humano:

1) En el conocimiento religioso la toma de conciencia  se realiza por un acto de fe o de creencia en una entidad superior. Dentro del Cristianismo, el Budismo o el Islamismo, estarían las figuras “iluminadas” de Jesucristo, Buda o Mahoma respectivamente.

Exactamente, en la religión católica se es consciente de una nueva realidad porque se llega a una “iluminación” a partir de la fe. La figura de Jesucristo es la encarnación del hijo de Dios tomado como “un elegido” entre la humanidad para enseñar la nueva realidad. Pero para llegar a este momento tiene que realizar el tránsito a un estado de conciencia. Este tránsito es representado en el rito bautismal. Cuando llega a la adultez Jesucristo  es bautizado por San Juan Bautista, que como en los personajes de Neo y Morfeo, el mayor  introduce al joven en una nueva realidad, con el símbolo del agua (en THE MATRIX será la pastilla azul). El agua bautismal simboliza aquel elemento que hace despertar o que inicia la transición a un nuevo estado. Este acto de transición  Jesús lo realizó en la edad adulta, siendo consciente de ese proceso y eligiendo en consecuencia. Hoy en día este ritual católico se realiza cuando la persona nace, aunque en un primer momento se hacía cuando llegaba a la edad adulta. Ahora la religión católica prefiere realizarlo cuando  el neonato no tiene la capacidad de decidir ni de responsabilizarse de una decisión tan importante como adherirse a un sistema de creencias que le guiarán en la vida.

2) En el área de la filosofía, se ha querido acercar a la realidad que le rodea al ser humano través de la intelección, ya sea de forma sensitiva (sensacionalismo) o por la razón (racionalismo), según la teoría epistemológica defendida. Un ejemplo de toma de conciencia en este sentido sería el del Mito de la Caverna relatado por Platón en su libro “La República”. Con este relato Platón afirma que las personas suelen vivir en un mundo de sombras, el mundo sensitivo,  en el que no se ve directamente la realidad, sino una imagen distorsionada, permaneciendo ignorante de cuál es la verdad. Solo será a partir de la razón, que en Platón es encarnado por su maestro Sócrates,  cuando la persona salga de esa visión sesgada para poder captar la realidad. El paso de esa toma de conciencia en Platón es visto como una liberación, soltándose de las cadenas que le impiden moverse y que solo le dejan ver una pared de la cueva en donde se reflejan las sombras de la verdadera realidad.

3) En psicología, tenemos el modelo de Freud donde se explica la toma de conciencia a partir de hacer consciente lo inconsciente cuando se produce  la liberación de aquello que está reprimido. En una cultura basada en la represión y negación de los deseos, sobre todo sexuales, Freud planteaba la toma de conciencia por medio de la terapia, produciéndose  una catarsis, en donde la persona siente una gran liberación y puede sacar a la luz aquello que tenía oculto.

En general en la psicología humanista, y en sus ámbitos de psicoterapia,  podemos afirmar que el proceso que más nos acerca a la toma de conciencia de la realidad es el Autoconocimiento. Este conocimiento ha de estar basado en la verdad, un valor fundamental para el ser humano. Conocer la verdad se realiza desde la función intelectiva, que nos ayuda  crear un mapa de la realidad que deja  atrás oscurantismos, miedos, prejuicios, pensamientos mágicos o supersticiones, que muchas veces son tomadas como verdades. Si en el concepto de verdad es fundamental la toma de conciencia, en el de mentira o el de mentirse a sí mismo es fundamental en el engaño, la ensoñación o la inconsciencia. Así, en terapia, se ven personas que se comportan como auténticos héroes que se acercan a la verdad, como nuestro protagonista Neo, que deciden  despertar cuando se enfrentan a sus propios problemas, sin darles la espalda, sufriendo por la toma de conciencia de estos, pero liberándose de una gran carga que han llevado durante los años que tuvieron que evadirse.

El acierto de la película, aparte del paralelismo de nuestra sociedad actual en dónde hay un nivel generalizado de evasión y de engaño (y autoengaño), es que toda persona ha tenido en su vida esa decisión en sus manos: dejar las cosas tal y como están, seguir en ese estado en el que se sabe que las cosas no van bien, o bien comenzar a despertar para poder cambiar aquello que le hace sufrir.

Lo que nos hace estar dormidos son  aspectos dolorosos que nuestra mente bloquea, niega o entierra. Esto se hace para no ser conscientes de lo que tenemos en nuestras vidas o hemos tenido. Estas situaciones vividas son asumidas como insoportables o como peligrosas y se decide enterrarlas. Decisiones que muchas veces comienza en la etapa infantil y adolescente, cuando es mucho más difícil enfrentarse a los problemas. El infante que no puede superar ciertos aspectos que le plantea la realidad, por falta de recursos propios pero también por falta de apoyo externo, tiene la opción de construir defensas psicológicas, entre las cuales está la evasión, el engaño o la negación. Esto servirá en los primeros años de nuestras vidas, pero una vez llegada la edad adulta todas esas defensas nos provocarán sufrimiento que se traducirá en depresión o ansiedad. Tendremos  la sensación de “no saber exactamente lo que está pasando”, pero sintiendo que hay algo que no va bien.

Si decidimos ignorarlo seguiremos en ese mundo de ensueño que no es real. Si somos valientes y damos el paso hacia la toma de conciencia de esos aspectos que bloquean nuestro desarrollo, podremos empezar a existir realmente, podremos llegar a esa felicidad anhelada por la persona.

 

, , , , , , , ,

Comments are closed.